17.6.05

Ahorro energético a la española

Que bonito y que ecológico, dentro de una campaña para el ahorro energético en verano, el ministro Montilla nos anuncia que se van a remodelar las tarifas eléctricas "para penalizar a quien derrocha y proteger a quien no lo haga". Y sigue diciendo: "Con la campaña pretendemos, de cara al verano, propiciar la utilización responsable de la energía y, en concreto, de los equipos de refrigeración, con el fin de moderar la demanda y suavizar las puntas de consumo energético".

Y es aquí donde está el meollo de la cuestión, en los picos, ahora lo entiendo, lo que le importa realmente al ministro es que como todos los años cuando hace calor a los ciudadanos sudorosos se les ocurre encender el aparato a la misma hora y de resultas de esto se va al garete la red de distribución. Por supuesto que el ministro sabe perfectamente que el ciudadano de a pié no tiene culpa alguna y que debería dirigir su punto de mira a las compañías eléctricas que después de haber recibido un billón de las añejas pesetas como compensación por la transición a la competencia continúan manteniendo una caduca red de distribución que no es capaz de hacer frente a la demanda. Pero claro es más socorrido acudir al ecologismo.

Así que si hace 40 grados y pone usted el aire es usted un derrochón y recibirá su merecido castigo en forma de incremento tarifario al canto.

Además tocando la parte práctica del asunto: ¿Cómo van a discriminar quién es un derrochón del que es un ciudadano ejemplar?, en Sevilla y con el sol pegando fuerte seguro que hay más manirrotos que en ese mismo momento en Santander. ¿Son los Sevillanos unos despilfarradores o solo tienen más calor?. ¿Y las empresas? ¿Cómo vamos a descubrir si derrochan o no?

Pues ya lo sabe, cuando este verano note que los aparatos han dejado de funcionar en todo el barrio no se indigne mucho porque la culpa es suya.

El mismo ministro para dar ejemplo podría apagar el aire acondicionado de su despacho y vestir unas bermudas y camiseta de tirantes, y en el coche tampoco lo debería encender para ahorrar gasolina. Como ejemplo de este tipo de actitud tenemos a los funcionarios japoneses que dejarán de ponerse traje para ir al trabajo y poder bajar un poco el aire acondicionado.

Esperemos que no se empiecen a saturar las líneas de internet en España porque ya sabemos que la solución sería que no nos conectáramos a tantos sitios.

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com