10.8.05

Liberación por depresión

Rafael Vera está deprimido y a consecuencia de esta circunstancia se puede marchar todos los días a su casa de lunes a jueves 6 horas. Se aloja en prisión por un delito continuado de malversación de caudales públicos con unas penas de siete años de prisión e inhabilitación absoluta por 18 años. Hace tan solo 6 meses que ingresó en la cárcel.

¿Se trata de la misma manera a todos los presos? Porque la verdad es que si a mí me metieran en el trullo por siete años me entraría una depresión del nueve largo y no creo que me mandaran a mi casa por mucho que me pusiera a llorar.

No he escuchado esta vez las voces críticas del partido de la oposición siempre dispuestas a indignarse convenientemente si el asunto merece la pena. No he visto portadas exageradas sobre este tema en los diarios frecuentemente beligerantes con el actual gobierno. ¿Hemos de suponer un pacto entre todas las partes para no echar leña al asunto y hoy por ti mañana por mí?¿Ha amenazado Vera con tirar de la manta y comenzar a disertar sobre asuntos nada convenientes?

Por supuesto, tal y como mandan los manuales la excarcelación, parcial por ahora, se realiza en pleno Agosto que es cuando menos se nota.

La justicia además de la misión de sancionar al delincuente tiene una función ejemplificadora de mandar señales a la sociedad. ¿Que señales se manda en este caso al colectivo de cargos políticos en ejercicio? Pues el mensaje está claro: tranquilo tú a lo tuyo que por estas cosas nunca pasa nada y si pasara ya haríamos algo.

¿Cuantos presos por delitos realizados por cargos político hay en la carcel? Para mí que poquitos, poquitos.

A ver si va a resultar que a pesar tenerlos tan denostados a nuestros representantes públicos al final van a ser el colectivo más honrado de nuestro pais.

Weblog Commenting and Trackback by HaloScan.com